President Elect Trump

President Elect Trump

Entrevistamos a dos americanos afincados en Asturias sobre la victoria de Donald Trump.

Han pasado ya algo más de 5 semanas desde la victoria de Donald Trump en las presidenciales americanas y aún hay mucha gente que sigue sin creérselo.

Desde luego estas últimas elecciones no han dejado a nadie indiferente. Lo mínimo que podemos decir del próximo presidente americano es que se trata de un personaje atípico. Independientemente de la opinión que nos merezca Donald Trump, está claro que ha cambiado -y está cambiando- la forma de hacer política en américa. Lo que aún no sabemos es el alcance de ese cambio, y las consecuencias que puede tener, especialmente en el complejo escenario internacional.

Pasado ya un tiempo de reflexión, pero con Barack Obama aún en la Casa Blanca, hemos querido conocer las opiniones de dos americanos treintañeros  afincados en Asturias desde hace varios años: Peter y Patrick.

Cada uno de ellos viene de un extremo del país (Peter de California y Patrick de Nueva York), y a ambos les hemos planteado las mismas preguntas. Patrick ha preferido contestar en inglés y Peter ha querido hacerlo en español.

El resultado es muy interesante pues nos aportan puntos de vista diferentes.

Aquí tenéis la entrevista:
  • ¿Te ha cogido por sorpresa la victoria de Donald Trump?

PATRICK: I wasn’t surprised by it, and I even had a sneaking suspicion that he would be the winner.

PETER: Al principio sí, pero después de asumirlo, menos. No pensaba que nadie le votaría, por ser la persona que es, pero al ganar las elecciones me di cuenta que ganó precisamente por ser la persona que es.

  • ¿Por qué crees que ha ganado un candidato tan “atípico” como él?

PATRICK: I think his atyipcality was the very reason why he won the election.

PETER: Básicamente lo mismo que lo que parece ser la mayoría de mis compatriotas: porque la gente está harta de la política de siempre y piensa que un candidato “atípico” representa algo diferente. Eso y las meteduras de pata por parte de la oposición.

  • ¿Qué papel crees que han jugado los medios de comunicación en su victoria?

PATRICK: We’re seeing now that the media were completely wrong about their election predictions. Besides media coverage of the presidential debates, public appearances and speeches etc., I doubt that the media played a great part in his victory.

PETER: Como Trump es (y ha sido) un candidato polémico, los medios de comunicación se aprovecharon de eso sabiendo que es fácil vender una polémica, algo que según expertos le aportó a Trump unos cuantos mil millones de dólares de “anuncios gratis.”

  • ¿Crees que habría perdido frente a un candidato demócrata diferente?

PATRICK: Many people think that if Bernie Sanders, for instance, had been the Democrat candidate that he would have beaten Trump for sure, but I’m not sure this is true. I think it’s doubtless that the scandals surrounding Hillary (and the Clintons in general) helped Trump win, but I think that regardless of the candidate, the American people wanted to clean house (so to speak) and put a Republican in the White House.

PETER: Sinceramente, sí. Bernie Sanders (el gran rival de Hilary Clinton) también mantenía una postura “anti-sistema,” que en retrospección parece ser un factor clave en esas elecciones; pero no solamente eso, sino que también tenía mucho respeto bilateral a pesar de su política izquierdista. O sea, podría haber sido el equilibrio perfecto entre el deseo de romper con la política de siempre y un político conocedor de nuestro sistema (debido a sus años en el senado).

  • ¿Has seguido la campaña presidencial? ¿Cómo la valoras?

PATRICK: Yes, and it was certainly laden with the same old mudslinging and ad hominems as always, which is saddening.

PETER: Sí. Lo he seguido desde el principio y la valoro mal. Ha habido numerosas polémicas que no deberían influir en el mundo político y han resultado no solamente en la elección de Trump, sino también han creado más desconfianza y malestar por parte de la gente estadounidense.

  • ¿Crees que llevará a cabo las medidas más polémicas propuestas durante su campaña electoral? (el muro, las deportaciones masivas, las restricciones a musulmanes, suspender los acuerdos contra el cambio climático,…)

PATRICK: If I had to guess, I don’t think that a physical wall will be built or expanded on the US-Mexican border, but I do expect to see the National Guard, Coast Guard and Border Patrol beefed up in that area. I also expect that there will be less leniency on law-breaking, undocumented immigrants in the country, and an increased shying away from any type of international agreement be it environmental or trade, as has already happened with the Trans-Pacific Partnership.

PETER: Para nada. No es el primer candidato ni será el último que promete cosas absolutamente surrealistas para ganar votos. Una vez que asuma la presidencia se dará cuenta de los numerosos obstáculos que existen para limitar el poder del presidente.

  • ¿Qué opinas de sus últimos nombramientos?

PATRICK: No opinion, except to say that I hope they do a good job.

PETER: Realmente era de esperar. Con esos nombramientos tiene la capacidad para demostrar al público sus verdaderas intenciones e intereses. Para una persona que hace tiempo era demócrata y supuestamente “anti-sistema,” podría nombrar a gente de todo tipo de ideología y que no representa la política de siempre, pero eligió a políticos que tienen fuertes vínculos con el mismo sistema que denuncia. Ya me imaginaba que su campaña era simplemente decir lo que haga falta para ganar sin intención ninguna de cumplir. Esos nombramientos, desde mi perspectiva, apoyan fuertemente mi opinión.

  • Teniendo en cuenta su peculiar relación con su partido, ¿crees que su presidencia fortalecerá o debilitará al partido republicano?

PATRICK: For the time being, it seems like things are going smoothly. We’ll have to take a look at what major party players like Paul Ryan, Newt Gingrich and Reince Priebus say and do over the next few months.

PETER: En este momento no cuenta con el apoyo absoluto de su partido, pero con sus últimos nombramientos parece ser que ha empezado a intentar aliarse con la base republicana y ganar su apoyo.

  • ¿Qué crees que ha hecho mal el Partido Demócrata? ¿Qué debería hacer para recuperar la confianza de los americanos?

PATRICK: Life-long Democrat voters will likely always vote Democrat. The issue is attracting the millions of Americans who don’t vote on Election Day or in primaries or caucuses. These people were ultimately the ones who gave Trump the impetus he needed to win the election, and it’s fairly obvious that these are voters with a more conservative stance.

PETER:  No han hecho caso a los votantes. Pensaban desde el primer día que Hilary Clinton iba a ser su candidata y aunque consiguió la nominación, el hecho de que gente como Bernie Sanders pudo darle tanta guerra nos enseña que no hay tanta solidaridad como esperaban. Ha habido muchas acusaciones de amañar las elecciones primarias a favor de Clinton, y si son veraces muestran que el partido pensaba que podía subestimar a Trump (o cualquier candidato republicano) y a la vez mover una agenda interna sin hacer caso a la voz del pueblo americano. Para recuperar la confianza creo que les hace falta una gran reestructuración del partido tanto en sus creencias como en la gente que elige para liderar.

  • ¿Crees que desde Europa vemos las cosas de una manera diferente,  que no se ajusta a la realidad americana?  

PATRICK: I think that if a European or anyone else in the world for that matter really wants to get a clear picture of what life is like in America, he or she should take a trip to one of our so-called swing states. I’d like to see in increase in tourism to the lovely state of Iowa. J

PETER:  Por supuesto. Aparte de los estereotipos e imágenes que difunde Hollywood, la gente europea no entiende bien los problemas que afronta la gente americana en su día a día. Por ejemplo, hace 50 años el país experimentaba una economía donde una sola persona pudo trabajar en una fábrica de coches y con ese sueldo mantener a una familia entera. En los años 70 y 80, esa misma gente sin formación superior intentaba trabajar de la misma forma, pero ya no podía debido a la transición hacia una economía globalizada. Hoy en día, hay personas que empezaron a trabajar de joven en los años 80 según el modelo que acabo de mencionar, pero luego perdieron su trabajo y para sobrevivir tuvieron que aceptar puestos que pagaban menos y en muchos casos trabajar más de 60 horas a la semana en diversas cosas para llegar a fin de mes… si tenían suerte. Es decir, para un gran porcentaje de la población americana, la situación laboral post-crisis de España ha sido su realidad durante los últimos 20 o 30 años. Cuando llegó Trump al podio y empezó a anunciar sus planes de volver a traer esas fábricas al país, etc., esa misma gente decidió que a pesar de su racismo, sexismo, homofobia, y demás pecados, que es el único candidato que realmente entiende la crisis de la clase obrera estadounidense. Aquí en España cuando me encuentro con la gente, siempre me dice lo sorprendidos que están que pudo ganar Trump. A mí no me sorprende tanto, ya que vengo de una región que ha sufrido mucho por ese mismo problema. Lo he visto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail